La Eva de Cranach – Alfa y Omega

Adn y Eva de Lucas Cranach (1472-1553) acaba de salir a la luz despus de varios aos en un complejo plan de conservacin y restauracin. El Norton Simon Museum de Colorado (actual propietario de la obra) junto con el Getty Museum de Los ngeles han trabajado conjuntamente en este proyecto. Para ello, han contratado a expertos de renombre como George Bisacca, conservador emrito del Met de Nueva York, y a Jos de la Fuente, conservador de pintura del Museo del Prado de Madrid. Una vez acabado el trabajo, la obra luce resplandeciente temporalmente en el Getty Museum antes de volver a Colorado.

Se trata de dos pinturas en tablas independientes que hacen pareja. A tamao casi natural, Adn y Eva se sitan a cada lado del rbol del conocimiento del bien y del mal, durante el momento de pausa antes de tomar la decisin de comer del fruto. No hace falta mirar la composicin demasiado tiempo para darnos cuenta de que la figura de Eva es sobresaliente en la escena, robando todo el protagonismo. Adn y la serpiente son mucho ms silenciosos. Y esto es lo que haca Cranach: por primera vez en la historia represent a Eva atractiva, estilizada, alta, con presencia Y lo ms rompedor, clavando los ojos en el espectador con una leve sonrisa al estilo Gioconda. Eva nos interpela con una mirada atrevida e intensa. Su actitud es decidida y consciente. Con la mano derecha sujeta el fruto y con la otra tira de la rama con el (fuerte) brazo en flexin. Aqu vemos una nueva narrativa de la figura de Eva, que en la historia del arte se ha representado con una actitud ms suave, de ingenuidad o inocencia. Como si no supiese bien lo que estaba haciendo. Como si se tratase de un honesto error o malentendido. Esta Eva de Cranach es mucho ms resuelta y energtica, plasma bien lo que es realmente el pecado: la realizacin del mal con plena consciencia y consentimiento. Aqu vemos una Eva que, decididamente, quiso romper la relacin con su Creador.

Detalle de Eva y Adn durante el proceso de limpieza. J. Paul Getty Trust. Fotos cortesa de J. Paul Getty Museum.

Como contrapartida, tenemos a un Adn preocupado. Se rasca la cabeza mientras mira al infinito con cejas tristes y frente arrugada. Sujeta la fruta con dejadez o, al menos, no con tanto inters. Esta contraposicin de actitudes puede favorecer el pensamiento de Eva como la gran culpable; sin embargo, hay una visin muy popular que sostiene que el pecado de Adn fue peor (porque Eva no le enga, sino que se lo ofreci).

Con este enfrentamiento de actitudes, Cranach hace una introspeccin en Eva donde la dota de seguridad, a pesar del desacierto. El autor emplea la psicologa del poder y lo aplica en la figura femenina, potenciando la dinmica con esa mirada dirigida al espectador.

Tras esta larga restauracin, las pinturas lucen ms impactantes que nunca. El tratamiento comenz con una limpieza profunda. Se eliminaron gruesas capas de barniz y se retocaron las partes daadas. Este conjunto de limpieza e intervencin nos ha devuelto una obra mucho ms dimensional. Las pinturas han cambiado radicalmente su apariencia. Asimismo, la restauracin ha favorecido nuevos hallazgos, como las modificaciones que el autor decidi progresivamente conforme terminaba. Adn y Eva se presentan con el ttulo expositivo Conservando el Edn, comisariado por Anne Woollett, conservadora del Getty Museum, donde la exhibicin permanecer abierta al pblico hasta el 21 de abril de 2024.

Pinche aqu para descargar la pgina en PDF

Close
Your custom text © Copyright 2024. All rights reserved.
Close