El Vaticano estudiará los agujeros negros y otros misterios del universo

Ser a la vez astrofísico y sacerdote puede resultar en el imaginario colectivo como posiciones irreconciliables. Más aún si el cura en cuestión propone una teoría que pone contra las cuerdas las investigaciones del mismísimo Albert Einstein y revoluciona con ellas la astronomía moderna. El belga, Georges Lemaître, es el padre de la teoría del origen del cosmos, más conocida como teoría del big bang que puede considerarse como la precursora de la moderna gravedad cuántica. Su investigación superó la Teoría de la Relatividad publicada por Einstein en 1915.

El Vaticano reivindicará su legado científico en un congreso internacional que contará con destacadas voces del mundo de la cosmología y la física. Entre ellas la de los Premios Nobel del astrofísico estadounidense, Adam Riess, conocido por sus investigaciones en cosmología a través del estudio de las supernovas y del matemático y físico británico, Roger Penrose, figura clave para la redefinición contemporánea de la formación de agujeros.

La importante cita académica tendrá lugar en la Specola Vaticana, el Observatorio Vaticano, de Castel Gandolfo del 16 al 21 de junio y reunirá a 40 brillantes científicos para discutir sobre agujeros negros, ondas gravitacionales y singularidades del espacio-tiempo.

Se trata del segundo encuentro de este tipo. En 2017, el Vaticano organizó otro congreso de primer nivel para rendir homenaje a Lemaître (1894-1966) que, además de catedrático de Física en la Universidad Católica de Lovaina, también presidente de la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano de 1960 a 1966.

Al igual que en la primera conferencia, el objetivo será fomentar una «fructífera interacción entre los participantes» procedentes tanto de la disciplina de la cosmología teórica como de la observacional, y «crear un entorno estimulante para la aparición de nuevas ideas y líneas de investigación», según los organizadores.

Pero por lo que es principalmente conocido es por la teoría del átomo primigenio, es decir, la teoría del big bang a través de la que explicó que la expansión del universo indicaba que en algún momento del pasado el cosmos debió de encontrarse en un estado de alta densidad energética, comprimido en un único punto, como un átomo original del que partió todo. 

En el encuentro científico se tratará de dar respuesta a algunas de las preguntas que conciernen el funcionamiento del universo. Por ejemplo: «¿Cuál es la verdadera naturaleza del Espacio y del Tiempo?; ¿cómo conciliar las leyes de la Mecánica Cuántica con la Relatividad General de Einstein que rige el comportamiento del campo gravitatorio en los primeros momentos del Universo, el big bang?; ¿qué nos dicen las singularidades espacio-temporales sobre la naturaleza de nuestro Universo?».

Presentación del encuentro. Foto: @evaenlaradio.

Para ello, el Vaticano reunirá a 40 científicos de todo el mundo. Entre ellos el astrofísico ruso, Andrei Linde, padre de la teoría de la inflación caótica sobre el origen del universo; el profesor del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad Johns Hopkins y del Instituto de Astrofísica de París, Universidad de la Sorbona, Joseph Silk; la astrónoma canadiense, Wendy Freedman, cuyas últimas investigaciones han resuelto la llamada tensión de Hubble, la velocidad de expansión del universo; la astrofísica italiana Licia Verde, un referente mundial en la energía oscura; o el físico y matemático estadounidenses galardonado con la Medalla Fields, Edward Witten.

Durante la presentación de este congreso, el director de la Specola Vaticana, el sacerdote jesuita Guy Consolmagno, ha explicado que el observatorio que dirige será un «terreno neutral» de confrontación para científicos de distintas orientaciones. «El objetivo es la verdad» —ha subrayado— tras poner en valor la importancia de «recordar siempre lo mucho que aún no podemos saber».

Consolmagno, ha puesto de ejemplo su experiencia personal para dejar claro que no toda la comunidad científica es necesariamente atea. «Fui científico durante 20 años antes de entrar en los jesuitas y me di cuenta de que tras ser miembro de la Iglesia di a los demás la libertad de decirme a qué Iglesia pertenecían», ha afirmado ante la prensa. Así ha asegurado que en el ámbito de la cosmología los estudiosos son «muy conscientes de lo que no sabemos» por lo que la investigación enmarcada en la fe «empuja a abordar cuestiones fundamentales para las que aún no hay respuesta».

La entrada El Vaticano estudiará los agujeros negros y otros misterios del universo se publicó primero en Alfa y Omega.

Close
Your custom text © Copyright 2024. All rights reserved.
Close