Colombia reafirma su espíritu misionero en un congreso centenario

Más de 1.000 personas se han dado cita este fin de semana en la Pontificia Universidad Javierana de Bogotá para celebrar el XIII Congreso Nacional Misionero organizado por Obras Misionales Pontificias y la Conferencia Episcopal de Colombia. Durante el evento, que ha finalizado este domingo, ha habido diferentes actividades litúrgicas, académicas, así como espirituales y festivas. Una oportunidad para los misioneros de todos los territorios del país de reunirse en asamblea y reavivar así el espíritu de una Iglesia en salida.   

El presidente del episcopado y arzobispo de Cartagena, Francisco Múnera, ha animado en las palabras de bienvenida a que este encuentro sirva para «ser misioneros a tiempo completo en todos los espacios y escenarios donde el Señor los envíe», asumiendo el compromiso de llevar la semilla del Evangelio a nuestras familias, parroquias y ambientes.    

Además, en esta edición se conmemoran los 100 años del primer Congreso Nacional Misionero realizado en Colombia en 1924. Un evento que no sólo fue el primero en el país sino en el mundo y que significó «una gran responsabilidad para la Iglesia colombiana», ha destacado el presidente de la Comisión Episcopal de Animación Misionera, Mario de Jesús Álvarez.  

Junto a Múnera, el rector de la Pontificia Universidad Javeriana, Luis Fernando Múnera Congote, también ha pronunciado unas palabras al inicio, en las que ha remarcado que en este encuentro «se acoge al desafío de comprender la fe cristiana, además de contribuir activamente en la formación de jóvenes comprometidos con el bien común», según recoge ADN Celam. Además, ha señalado la importancia de formar auténticos misioneros también desde los espacios académicos recordando que «en la misión se conjuga la alegría de servir a los otros». 

Con la entronización de las reliquias de santa Laura Montoya comenzó el congreso. Foto: El Catolicismo.

Bajo el lema ¡En la Iglesia misionera, Colombia de primera! los organizadores del evento han querido recalcar «el celo pastoral para atender los desafíos de los tiempos actuales». «Ahora el gran reto es que la Iglesia de Colombia se comprometa de manera ardiente y decidida a buscar la misión Ad gentes y buscar a aquellos que no han sido bautizados, tanto al interior de las diócesis del país y luego desde Colombia para el resto del mundo», ha indicado Mario de Jesús Álvarez.  

Otro de los momentos clave del encuentro ha sido la entronización de las reliquias de santa Laura Montoya, que fue la primera santa colombiana. Además de servir como educadora, escritora y misionera, es la fundadora de la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena y fue canonizada el 12 de mayo de 2013 por el papa Francisco.  

Los obispos colombianos han instado a los presentes a tomar un nuevo impulso misionero para despertar, retomar fuerzas y comprender el contexto actual. Asimismo, los han exhortado a «renovar el ardor y los métodos evangelizadores, para muy pronto ver también nuevas expresiones y frutos misioneros». 

La entrada Colombia reafirma su espíritu misionero en un congreso centenario se publicó primero en Alfa y Omega.

Close
Your custom text © Copyright 2024. All rights reserved.
Close